Jueves 24 de agosto de 2017
Home / Aula Digital / Sentando las bases de la educación digital: El caso San Luis
itsitio_educacion_ar_sanluis_alicia_banuelos

Sentando las bases de la educación digital: El caso San Luis

Una notable presentación de Alicia Bañuelos, ministra de Ciencia y Tecnología del Gobierno de San Luis, con motivo del Level 3 Forum, permitió apreciar los alcances de la digitalización en la provincia, y el directo impacto en el proceso educativo. ¿Qué hizo y qué está haciendo San Luis en materia de educación? ¿Qué desafíos tiene por delante? Se lo contamos.

Para la ministra de Ciencia y Tecnología de la Provincia de San Luis, Alicia Bañuelos, Digitalización es “la adopción masiva de aplicaciones conectadas por parte de empresas, gobiernos y personas”. En su opinión, para que esto ocurra hay que garantizar “el acceso a banda ancha estable”. Una vez superado ese desafío, se requieren “políticas que se centren en el proceso de digitalización, es decir en el uso de las TICs”. En la Provincia de San Luis, este credo se transformó en acciones de gobierno concretas en torno a las TICs que permitieron extender la digitalización a escala provincial, con resultados apreciables en numerosos ámbitos, pero particularmente en la Educación.

“A partir de noviembre estaremos contratando 10 GB para asegurar el acceso”

La provincia invierte alrededor del 50% (este año es el 51%), destinando el resto de presupuesto a gastos corrientes. Esto le ha permitido a San Luis gozar de una red de fibra óptica de más de 2500 kilómetros, todavía en expansión. “Estamos cambiando nuestro backbone a una nueva tecnología que nos permitan tener cien veces más rapidez. Nuestro ancho de banda en la provincia, donde se da Wi-Fi gratuito, contrata hoy 7GB y a partir de noviembre estaremos contratando 10GB para asegurar el acceso”. Porque para Bañuelos, ese proceso disruptivo dentro de la sociedad habilitado por las tecnologías, arranca con el acceso, sigue con la adopción, luego con la adaptación y la apropiación y, finalmente, la innovación.

Esta tasa de conectividad es importante a la hora de considerar la innovación disruptiva en las escuelas. Bañuelos considera que para que efectivamente exista disrupción en la escuela la conectividad, el ancho de banda y su estabilidad deben ser provistos del mismo modo en que hoy lo es energía eléctrica. “Cuando veo que esto falla, la gente deja de utilizar esa tecnología y regresa a otros mecanismos, seguramente analógicos”. El plan “Escuelas a 1000” de la provincia busca apuntalar precisamente este punto, garantizando en cada escuela la conectividad a 1000 Mbps (Megabits por segundo).

Herramientas como la firma digital y la amplia disponibilidad de conectividad estable habilitan no sólo una serie de iniciativas en los tres pilares en los que San Luis está trabajando fuertemente —Salud, Seguridad y Educación—, sino que además permitirá sacar ventaja de iniciativas cruzadas. Así, en materia de Seguridad, no sólo se facilita y descentraliza el pedido de certificados o la realización de denuncias en las comisarías (mediante apps, o convirtiendo literalmente los patrulleros en comisarías móviles para la concreción de trámites), sino que es posible compartir con los padres (cuya identidad es debidamente acreditada a través de la cédula de identidad electrónica) de los alumnos el contenido que captan las cámaras de videovigilancia en las entradas de las escuelas.

“Hemos tomado la primera evaluación que se hizo en América Latina de todos los niveles de primaria y secundaria”.

“En Educación, además de poner a todas las escuelas a 1000 Mbps, hemos tomado la primera evaluación que se hizo en América Latina de todos los niveles de primaria y secundaria”, dijo Bañuelos. Esta evaluación (que arrancó en segundo grado de primaria), abarcó lengua, Matemáticas y Ciencia. “Sabíamos que los resultados no iban a ser buenos, que es lo que ocurrió”, admite la ministra. Los resultados pueden verse en www.ece.sanluis.edu.ar donde también están detalladas las debilidades, las fortalezas y las propuestas para cada uno de los grados.

Uno de los problemas serios que detectó la evaluación fue el que buena parte de los jóvenes “no saben leer”, puntualizó Bañuelos, y agregó: “A raíz de estos resultados, ya se lanzaron varias plataformas”. Una de ellas es de lectura básica, con contenido variable según el grado de que se trate, que el año que viene se sofisticará con el agregado de libros. En septiembre se lanzó “Mentes libres”: una plataforma cuyo objetivo es despertar la curiosidad, que provee contenido curado (seleccionado y clasificado por curadores expertos, según nivel y tema).

Un comentario

  1. El proyecto está muy bueno, lo que debemos permitirnos es avanzar sin tregua por que en educación los resultados de los cambios se ven a largo plazo. Debemos formar hábitos de uso para medir objetivamente resultados. Adelante!!! Lo bueno que se siembra, se siega con el tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *