Jueves 24 de agosto de 2017
Home / Destacado / Los niños programadores están marcando el comienzo de una nueva era digital

Los niños programadores están marcando el comienzo de una nueva era digital

Los niños de hoy son nativos de un mundo completamente digital y encuentran en la programación las herramientas para construir el mundo en el que quieren vivir

La Generación Y, o la generación del milenio, fue la última en presenciar un mundo no conectado. Estas personas vivieron la transición de la vida sin Internet a la vida con Internet, del teléfono de línea al smartphone, de la Internet de dial-up a los equipos con WIFI, y hoy en día dependen en gran medida de la tecnología para acompañar el ritmo de la vida cotidiana. Resulta que ahora esta misma generación está trayendo hijos al mundo, niños que son nativos de un mundo digital que sus padres no han experimentado, y están marcando el comienzo de una nueva era digital.

Aunque estos padres tratan de apoyar el desarrollo tecnológico de sus hijos sin tener un conocimiento completo de la materia, los niños están encontrando nuevos recursos para expresarse a través de la tecnología. Como no están satisfechos con ser solo consumidores, también quieren ser creativos.

Andreza Martinho, de 37 años, es la mamá de Sofía, que tiene 11 años. A los 9, Sofía le dijo a su mamá que quería tomar clases de programación. El pedido la sorprendió, ya que Andreza ni siquiera sabía qué significaba “programación”. Como trabajaba con un equipo joven, la mamá consiguió los datos de una profesora particular.

La niña, que mostró un alto nivel de autonomía y su familiaridad con las redes sociales, características típicas de su generación, entró en contacto con la profesora en Facebook y negoció las lecciones y los valores. Durante un año de Sofía estudió varios módulos de programación de juegos y todavía se mantiene fiel al hobby.

ITSitio_Intel_Educacion_niños_programadores_2

Andreza comentó que no es fácil acompañar el progreso de su hija y lamenta el hecho de que no pueda mantener un diálogo con ella sobre ese tema, dijo que no tiene interés ni deseo de aprender sobre programación. “Cuando me mostraba el desarrollo que yo no entendía nada, ¡me parecía absurdo! Ahora solo me muestra el resultado final del proyecto”, acotó. Con el fin de dar apoyo a su hija, Andreza trata de encontrar personas de confianza para la enseñanza, además de invertir en los equipos.

Para crear juegos y animaciones, Sofía usa Scratch, una herramienta lúdica que se utiliza para introducir a los niños en la programación. Scratch desarrolla la lógica del razonamiento y prepara al niño para que pueda aprender cualquier lenguaje de programación. Le sirvió de base para que Sofía aprendiera a programar en JavaScript.

Tatiana Barros, de 36 años, emprendedora de la startup Pólen administra oficinas de programación y robótica para niños de entre 7 y 11 años, especialmente niñas. Dice que el gran atractivo de la programación para esta generación es la capacidad de poder crear sus propios productos, ya sean sitios web, blogs, juegos, animaciones o incluso robots. Lo que quieren es contar sus propias historias.

Por lo general, los alumnos de Tatiana llegan sin saber exactamente lo que quieren aprender, a pesar de la curiosidad y el enorme bagaje digital. Mediante actividades guiadas puede comprender lo que despierta más interés en cada niño y establecer un punto de partida. El trabajo de Tatiana en los talleres consiste en llevar a la investigación tecnológica y digital de la mejor forma posible para cada individuo. Sus alumnos también utilizan Scratch como una forma de primer contacto con el lenguaje de programación.

Jomar Silva, Ingeniero Electrónico, Evangelista de IoT y Open Source de Intel, Brasil, comentó sobre este escenario del primer contacto con la programación. Señaló que “ahora hay varias iniciativas de gamificación de programación para los niños, por lo que muchos niños van a aprender a programar simplemente jugando en su teléfono o tablet”. El juego Saga Pólen, creado por Tatiana, hace precisamente eso.

Otro ejemplo interesante y del que todo el mundo ha oído hablar es Minecraft. Jomar comentó que muchos niños están aprendiendo de una manera divertida y didáctica a programar en Java para “hackear” el juego y crear sus propios bloques.

Según los psicólogos, los niños de la generación actual tienen numerosas ventajas con respecto al desarrollo intelectual y lógico debido al contacto con la tecnología, sobre todo en comparación con las generaciones anteriores. La rapidez de los estímulos del mundo virtual hace circular la información a una mayor velocidad y los niños tienen ahora un tipo de inteligencia que acompaña a este ritmo. Es natural que estén interesados en las escenas del mundo digital en el que viven.

En opinión de Jomar, los niños que están interesados en la programación tendrán acceso a todos los recursos que necesitan para convertirse en excelentes programadores antes de finalizar la escuela secundaria. Incluso se sabe que algunos ya lo hacen. Para Jomar, la programación hace la vida mucho más fácil. “Saber programar deja una impronta especial a quien se enfrenta a un problema. Este modo de pensar de querer resolver en lugar de huir de los problemas va a marcar una diferencia en nuestra sociedad”, concluyó.

En efecto, se ha demostrado que la programación es valiosa para esta generación. Como Sofía, estos niños están insertos en un contexto de “creadores”. Ya tienen todas las herramientas digitales, las que han surgido en las últimas décadas, pero es a través del dominio de los códigos que están encontrando nuevas formas de comunicación y expresión. Este bagaje cultural tecnológico está abriendo puertas para un futuro de alta tecnología donde la creación y el movimiento DIY son elementos fundamentales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *