Jueves 21 de septiembre de 2017
Home / Aula Digital / Aulas digitales con tracción a sangre
ITSitio_educacion_aula_interactiva

Aulas digitales con tracción a sangre

Por Sebastián Magnarelli y Alejandro Alonso

En los Valles Calchaquíes, más exactamente en la localidad de El Bañado, ubicada en el noroeste de la Provincia de Tucumán, funciona desde hace tres años un aula digital. Proyector, pantalla interactiva, notebooks, software educativo adaptado a la currícula… Con estos componentes, apoyo logístico y de capacitación docente, la Fundación Ruta 40 y OX —un grupo de jóvenes emprendedores que se dedica a la implementación de tecnología y herramientas digitales en espacios educativos— pusieron en marcha “Argentina Interactiva”, una iniciativa que busca cerrar la brecha digital en escuelas rurales distribuidas a lo largo de la Ruta Nacional 40, ayudando además a crear distintos nodos geográficos, de forma de que las escuelas y las comunidades próximas se interrelacionen, y como una forma de hacer más eficiente la llegada de los recursos.

“La Fundación Ruta 40 nació hace once años, como el emprendimiento de una familia que viajaba y decidió comprometerse con las comunidades rurales”, explica Soledad García Cabello, responsable de Desarrollo de Programas de la Fundación, que en 2005 se organizó de manera formal para colaborar con las escuelas de nivel Inicial y Primario que están a lo largo de la RN40.

“Creemos que el fortalecimiento de las escuelas rurales permitirá promover la igualdad de oportunidades educativas, y que una mejor educación se refleja en una mejor sociedad”, define García Cabello.

DE NORTE A SUR

La Fundación trabaja sobre siete ejes, que abarcan otros tantos aspectos de las problemáticas con que bregan las escuelas rurales y las comunidades en las que están inscriptas, comenzando por el perfeccionamiento docente y la creación de aulas digitales, a la promoción de la lectura y de la salud, o la provisión de infraestructura para esas entidades educativas. En todos los casos, las iniciativas están articuladas con empresas, organizaciones y profesionales que conocen bien la problemática. “Para cada área de trabajo tratamos de buscar a los mejores, o a quienes estén más capacitados”, remarca García Cabello.

Hoy, la Fundación da apoyo a 35 escuelas rurales en once provincias a lo largo de la Precordillera Andina (por donde pasa la traza de la RN40), cuyas realidades pueden diferir bastante. “Algunas son de medio día, otras son de jornada completa y otras son albergues. Algunas son de único docente, y otras tienen más de 200 alumnos. Así que las necesidades son muy variadas”, explica la responsable de Desarrollo de Programas. El apoyo que brinda la Fundación no es de única vez, sino que se trata de un proceso continuo, que se caracteriza por el trabajo con los docentes y los directores de las escuelas. “Se genera un vínculo con la escuela, y también tratamos de trabajar con los supervisores zonales y llegar a los ministerios de Educación de cada provincia”.

“Apuntamos a armar núcleos de escuelas, para que el arribo de la ayuda sea más eficiente, y también para generar vínculo entre ellas. Porque a veces están muy cercanas, pero no se conocían. En las capacitaciones a docentes, invitamos a todas las escuelas de la zona, no sólo las que ayudamos. Y la idea es generar más núcleos en estas zonas”, anuncia García Cabello.

LA RED HUMANA

“Argentina Interactiva” fue creado hace tres años junto con OX para promover la inclusión digital, aportando herramientas innovadoras que complementen y enriquezcan las propuestas de enseñanza en el aula”, indica García Cabello, quien define los recursos aportados por este programa como “otra herramienta para que el docente pueda enseñarles a los chicos, además de lo que ya hace en las escuelas. Y para los alumnos, es una forma novedosa, divertida e innovadora de aprender”.

Este programa crea aulas digitales, que cuentan con una pantalla inteligente, un proyector, notebooks y tablets. Dentro de estos equipos hay software de OX (Mini Lessons), que permite desarrollar temas relacionados con las currículas de matemáticas, ciencias sociales, ciencias naturales y lengua. Además, se capacita a los docentes y a los alumnos en el uso de las nuevas herramientas pedagógicas que están aplicadas a la currícula escolar. Se trabaja Matemáticas, Ciencias Sociales, Ciencias Naturales y Lengua. “Los docentes tienen acompañamiento presencial y a distancia, y se trabaja mucho, sobre todo en el primero y el segundo año, para que los docentes se puedan apropiar de los recursos y las herramientas”.

El programa ya funciona en Tucumán, “y a partir de este año se está trabajando en los nodos de Catamarca y Río Negro”, precisa García Cabello. Para Tucumán y Río Negro, explica, los fondos vienen destinados de Fiat, y para el primer año de ejecución en Catamarca llegan desde el Banco Santander. “Hemos recibido donaciones de equipamiento de parte de Telecom de equipamiento, pero también hemos comprado”. La idea es ir ampliando la cantidad de núcleos a los que llega el programa.

El primer año, los encargados de poner en marcha el programa (dos personas por parte de la Fundación, cuatro de parte de OX, a los que se suman los referentes locales que colaboran desde la zona en que se hacen los despliegues) viajan a los nodos cuatro veces, y se da soporte continuo a distancia. “Hay que cambiar el paradigma y tratar de sacarles a los docentes el miedo al uso de estas tecnologías. Eso, a veces, lleva tiempo”. En el segundo año viajan sólo tres veces, “pero se hace más seguimiento a distancia”, aclara García Cabello. La idea es que el docente alcance cierto grado de autonomía en estos años, aunque el soporte es continuo.

“A partir de este programa surgen otros proyectos. A menudo las escuelas presentan proyectos para trabajar con esta nueva metodología. Además, se generan jornadas interescolares dentro de los nodos. Por ejemplo, en el nodo de Tucumán hay siete escuelas participando”. A su vez, a través de la intermediación humana y el tradicional correo físico, se generan proyectos en los que se interactúa con escuelas de Buenos Aires y de otros nodos. Ejemplo de este intercambio es el Club de Lecturas, que ha promovido un nutrido intercambio de cartas y cuentos.

Hoy ya forman parte del programa unas quince escuelas. García Cabello asegura que los docentes ya ven los recursos digitales como herramientas “que los ayudan muchísimo en la clase, sobre todo en algunas escuelas donde hay un solo maestro que tiene dos o tres grados. Una vez que el docente ve que no es difícil, que son consciente que es una herramienta para ayudarlos, lo usan bastante en clase”.

Un comentario

  1. Aguirre, Martha Patricia

    Nosotros recibimos un aula digital móvil desde la provincia. Pero yo no se bien cómo usarlo. Me gustaría una capacitación, aqui, en nuestra escuela rural para toda la Comunidad:
    6 alumnos entre 8 y 14 años.
    1 cocinera
    2 docentes (1 directivo-1 prof. de música)
    3madres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *